Sponsorship

Sponsorship
globalcitizen.org

viernes, 16 de marzo de 2012

Kony 2012

Hay que ser irresponsable o (siniestro) para brindar datos imprecisos sobre el conflicto de todo un país. Criticable también es que una organización benéfica, Invisible Children, use 2/3 de lo recaudado para enriquecerse y solo un 1/3 para dar ayuda (según denuncia de "The Guardian"). Peor es que la misma ONG pida intervención militar extranjera en un país que logra una frágil paz contra la guerrilla por sus propios medios. Estas son las principales críticas que han caído sobre esa ONG y su video sobre un siniestro personaje de Uganda. Las observaciones han llegado de todos lados, de la prensa internacional, la local y del propio gobierno ugandés.

El personaje al que hace alusión el trabajo audiovisual es Joseph Kony, el líder del Ejército de la Resistencia del Señor (Lord’s Resistance Army, LRA), una especie de milicia originaria del norte de Uganda y que en sus inicios mezclaba ideas fundamentalistas cristianas con aspiraciones políticas. En su revuelta contra el gobierno ugandés, que se inició en 1987, el LRA se especializó en el secuestro de niños y niñas, a los que obligaba a convertirse en soldados o sirvientes.

La crítica a Invisible Children radica en que esta organización, según las denuncias, no se preocupó por brindar datos exactos sobre la guerrilla que azota a Uganda. Pero ello no ha sido impedimento para que se convierta en el viral perfecto en Internet. Según la reconocida firma medidora Visible Measures, el video Kony 2012 ha sido el viral más exitoso de la historia, con 100 millones de reproducciones en 6 días. El éxito del documental para Internet se puede medir también en el dinero que ha conseguido recaudar, alrededor de US$4 millones (3 millones de euros) gracias a la publicidad. Ello, solo en las primeras 48 horas de su lanzamiento.

- Las Inexactitudes y Las Críticas:

El video presenta una idea general de lo hecho por el guerrillero y terrorista. No obstante, la historia aparenta que Kony todavía actúa en Uganda, afirmación falsa. El periodista español José Miguel Calatayud especializado en temas de África, donde reside desde 2009 (en países como Somalia, Kenia, Sudán, Uganda, Ruanda), señala en "El País" que "Kony y el LRA no están presentes en Uganda desde 2006. No solo eso, sino que desde antes la milicia estaba primariamente basada en el sur de Sudán y, desde 2005, en la zona noreste de la República Democrática del Congo (RDC)".

Agrega que "a pesar de lo que parece implicar el vídeo, el norte de Uganda no es una zona en guerra y, desde que la milicia lo abandonó por completo, ha ido recuperándose".

"Este video no ayuda a la reconciliación y pone en riesgo una frágil paz alcanzada con mucho sacrificio", denunciaron voceros del propio gobierno ugandés.

- Habla El Pueblo:

La opinión de los ciudadanos de aquel país es parecida. "Es muy desafortunado que los extranjeros en su esfuerzo de ganar sean poco realistas. Han convertido problemas en su negocio. Es lamentable que lucren con nuestra desgracia". "¿Cómo pueden usar esta situación de guerra para beneficiarse a sí mismos? Están haciendo dinero con nuestro sufrimiento, hay gente muriendo acá. Ser descritos en una historia que no es real y no ayuda en nada". Esta es la opinión de los ciudadanos de Uganda, testimonios difundidos en videos de medios internacionales.

Las críticas también vienen desde organizaciones independientes de Estados Unidos como el Council on Foreign Relations (CFR) o Consejo de Relaciones Exteriores, que indica que "en sus campañas, este tipo de organizaciones han manipulado los hechos por estrategia, exagerando la escala de LRA abusos y asesinatos y enfatizando el uso de niños inocentes como soldados. Asimismo, personificaron a Kony -un hombre brutal sin dudas- como la única encarnación del mal. Raramente se refieren a los abusos que en su momento también cometió el gobierno o del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, cuyos ataques también acabaron con muchas vidas y negocios".

Joseph Kony sigue siendo un hombre peligroso y que debe ser castigado. Pero esto no es motivo suficiente para que estas organizaciones utilice propaganda inexacta para conseguir sus fines.

Fuente: elcomercio.pe