Sponsorship

Sponsorship
globalcitizen.org

viernes, 14 de diciembre de 2012

Amigo Hugo

Hoy 14 de diciembre de 2.012 te escribo para hacer las paces contigo, aunque estoy completamente seguro de que tú no las quiere hacer conmigo.

Quiero que sepas de corazón que diferencia de ti hacia mí, yo jamás te odié. El hecho de no estar de acuerdo con más de la mitad de tus "gestiones" públicas no era motivo para que me hicieras sentir como un ciudadano de segunda categoría, pero no te preocupes por eso, prometo que nunca te guardaré ningún rencor al respecto.

Es más Amigo Hugo, si por mi perdón depende tu entrada al cielo, quiero que sepas que lo tienes... Te perdono.

Gracias por servirme de ejemplo, aprendí muchísimas cosas de ti:
Aprendí cómo no quiero ser en la vida.
Aprendí a no exhortar nunca a nadie para brindarle mi apoyo.
Aprendí cómo no tratar a la gente que piensa distinto a mí.
Aprendí cómo no ser leal a aquellos que violan alguno de mis principios…

Definitivamente te quiero decir: ¡Gracias!

Luego de estos 14 años de tu "ejercicio de poder" jamás me callé un delito, jamás lo cometí y jamás permití que cualquiera de mi entorno lo cometiera. Tampoco tuve la "dicha" de recibir algún beneficio de ti, de igual manera te agradeceré siempre todas las cosas buenas que hiciste por los venezolanos y condenaré todas aquellas hechas con mala fe.

Extiendo estas palabras también para desearle a tu familia y a tus seres queridos, toda la fuerza del mundo para afrontar este duro momento por el cual están pasando. Muchos de nosotros vivimos eso y salimos adelante.

Espero que en un futuro todos los venezolanos podamos contar con la seguridad personal, médica y asistencial con la cual tú fuiste atendido, para mí ese es el verdadero significado de: La Revolución.

Lo que siempre lamentaré es no haber tenido la oportunidad de enseñarte algo, pero esta oportunidad sí la tengo con cualquier ser humano que lea estas líneas:

LA VIDA ES DEMASIADA CORTA PARA VIVIRLA ENOJADO…