1 sep. 2019

El pacto Nazi-Soviético y el desfile conjunto de 1.939 en Polonia que algunos niegan, en vídeo


El pacto Nazi-Soviético, también conocido como pacto Ribbentrop-Molotov por los dos ministros extranjeros que negociaron el acuerdo, tenía dos partes. El acuerdo económico, firmado el 19 de agosto de 1.939, estipulaba que Alemania entregaría productos manufacturados a cambio de materia prima soviética. La Alemania nazi y la Unión Soviética también firmaron un pacto de no agresión durante diez años el 23 de agosto de 1939, en el que cada uno de los firmantes prometió no atacar al otro.

El pacto Nazi-Soviético permitió que Alemania atacara Polonia el 1 de septiembre de 1.939 sin temor a la intervención soviética. El 3 de septiembre de 1939, Gran Bretaña y Francia, que habían garantizado cinco meses antes la protección de las fronteras de Polonia, declararon la guerra a Alemania. Estos sucesos marcaron el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

El pacto de no agresión del 23 de agosto contenía un protocolo secreto que establecía la división de Polonia y el resto de Europa oriental en esferas de interés soviético y alemán. De conformidad con este plan, el ejército soviético ocupó y anexó Polonia oriental en el otoño de 1939. El 20 de noviembre de 1939, la Unión Soviética atacó Finlandia, lo cual precipitó una guerra de invierno de cuatro meses, después de la cual la Unión Soviética anexó zonas fronterizas de territorio finlandés, especialmente cerca de Leningrado. Con la indulgencia alemana, la Unión Soviética también aseguró su esfera de interés en Europa oriental en el verano de 1.940. Los soviéticos ocuparon e incorporaron los estados bálticos y tomaron las provincias rumanas de Bukovina del norte y Bessarabia.


Después de que los alemanes derrotaron a Francia en junio de 1.940, los diplomáticos alemanes trabajaron para asegurar los vínculos de Alemania en el sudeste de Europa. En noviembre de 1.940, Hungría, Rumania y Eslovaquia se unieron a la alianza del Eje. Durante la primavera de 1941, Hitler inició planes con sus aliados de Europa oriental para invadir la Unión Soviética.

Hitler siempre había considerado que el pacto Nazi-Soviético de no agresión era una maniobra táctica y temporal. El 18 de diciembre de 1940, firmó la Directiva 21 (llamada en código "Operación Barbarroja"), la primera orden operativa para la invasión de la Unión Soviética. Desde el principio de la planificación operativa, el ejército y las autoridades policiales alemanas intentaron luchar una guerra de aniquilación contra el estado comunista y los judíos de la Unión Soviética, a quienes definían como la "base racial" para el estado soviético.

Las fuerzas alemanas invadieron la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, antes de que se cumplieran dos años de la firma del pacto Nazi-Soviético.


Los ejércitos de Hitler y Stalin celebraron juntos su victoria sobre Polonia

Tal día como hoy hace 80 años, el 1 de septiembre de 1.939, daba comienzo la Segunda Guerra Mundial con la invasión alemana de Polonia, en aplicación del pacto Ribbentrop-Mólotov entre Alemania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

La URSS negó hasta 1.989 el protocolo secreto firmado con Alemania.

Aquel pacto incluía un protocolo secreto que fue descubierto y publicado por los británicos tras el fin de la contienda. La URSS negó durante más de 40 años la existencia de ese protocolo secreto, hasta que por fin lo reconoció en 1.989. En él, Hitler y Stalin se repartían Polonia, Lituania, Letonia, Estonia y Finlandia. En lo relativo a Polonia, el pacto señalaba que "las esferas de influencia de Alemania y la URSS, serán limitadas por la línea de los ríos Narew, Vístula y San."

Alemanes y soviéticos celebraron su victoria sobre Polonia con un desfile.

La URSS invadió Polonia por el este el 17 de septiembre de 1939. El 22 de septiembre alemanes y soviéticos se encontraban en la localidad polaca Brzesc Litewski (hoy Brest-Litovsk, en Bielorrusia). El comandante de las fuerzas alemanas era el general Heinz Guderian, entonces al mando del XIX Cuerpo de Ejércitos. Él había sido quien había conquistado Brest tras una dura resistencia de la guarnición polaca que defendía el castillo de esa ciudad. La columna soviética estaba encabezada por el general ruso Semyon Krivoshein, al frente de su 29na Brigada de tanques ligeros. Tras el encuentro, Krivoshein invitó a Guderian y a los otros comandantes alemanes a su tienda, donde brindaron por su victoria sobre Polonia. Hablando francés con fluidez, el general soviético se disculpó ante los mandos alemanes por no haber invitado a damas al convite, y les invitó a visitar Moscú tras lo que les deseó que fuese una rápida victoria sobre la Inglaterra capitalista (una victoria que no fue posible, en gran medida, gracias a los pilotos polacos que llegaron hasta Gran Bretaña y se unieron a la RAF en la defensa de la isla durante la Batalla de Inglaterra). Ese mismo día, alemanes y soviéticos hicieron un desfile conjunto en Brest para celebrar su victoria.


Nacionalistas rusos y comunistas siguen negando lo evidente

A pesar de las pruebas gráficas, no era infrecuente encontrarse a nostálgicos de la URSS y a nacionalistas rusos negando aquellos hechos. En este sentido, los animo a echar un vistazo a la página de discusión de la entrada sobre este desfile en la versión inglesa de la Wikipedia. En ella, nacionalistas rusos y usuarios comunistas empezaron negando la existencia de ese desfile en septiembre de 2.009. Ante las evidencias gráficas, optaron por otra estrategia: afirmar que el supuesto desfile había sido, en realidad, una retirada de las tropas alemanas de esa ciudad, monitorizada por los mandos soviéticos. El caso es que en las imágenes se ve claramente a Guderian presidiendo al desfile, en el que participaron tropas y vehículos soviéticos. Como eso tampoco "calaba", intentaron probar con otro argumento: Comparar ese desfile conjunto con las ceremonias de rendición de japoneses y alemanes ante los estadounidenses. Pero es evidente que no se trata de casos comparables, ya partiendo de un hecho de lo más elemental: en Brest en 1.939, alemanes y soviéticos no se estaban rindiendo los unos a los otros, sino que estaban celebrando su victoria sobre los polacos.

En el colmo de los intentos de manipulación de lo que fue claramente una invasión de una nación soberana, un comunista ruso se quejó de que el reparto de Polonia entre Hitler y Stalin fuese calificado como "ocupación", cuando en Bielorrusia lo llaman "reunificación". El hecho histórico es que Bielorrusia, como tal, no fue un estado independiente hasta 1.990, así que hablar de su "reunificación" en 1.939 es cuanto menos absurdo.


Un vídeo que hasta un "conocido" político español tildó de "inverosímil"

El más reciente de estos intentos de negación llegó en septiembre de 2.013. Un profesor universitario español publicó un libro titulado "Maquiavelo frente a la gran pantalla. Cine y política". En él, su autor aborda la película "Katyn" (2.007) de Andrzej Wajda: "En los primeros segundos de la película, ya tenemos el punto de partida geopolítico: Polonia, representada por una multitud desarmada que intenta escapar, es ocupada por alemanes y soviéticos. Este paralelismo entre nazis y soviéticos es constante en toda la película, pero hay momentos especialmente llamativos, como cuando vemos que se saludan y bromean entre ellos. Hay incluso una secuencia, históricamente inverosímil pero muy eficaz fílmicamente, en la que uno de los oficiales alemanes llama amistosamente 'camarada' a su interlocutor soviético."

El autor de estas palabras no es otro que Pablo Iglesias Turrión, exmilitante de las juventudes comunistas y actual "líder" de la tolda castro-chavista: Podemos. Pues resulta que de esa escena que a él le parece "inverosímil" no sólo hay fotos, sino que también se grabó en video.

image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host

Nos preguntamos por cuánto tiempo más algunos seguirán negando aquellos hechos que a día de hoy están tan bien documentados, y que demuestran la complicidad de las dos grandes potencias totalitarias de la época -la Alemania de Hitler y la URSS de Stalin- en la destrucción de la Polonia libre e independiente. Nuestro homenaje y recuerdo a todos los patriotas polacos que lucharon y murieron en aquellos días para detener a los invasores.

Fuente: outono.net